alta2

Assassin’s: Altaïr Ibn-La’Ahad. El Legendario

Altaïr Ibn-La’Ahad nació el 11 de enero de 1165 en el cuartel general de los Asesinos Levantinos, Masyaf, era hijo de un maestro asesino de origen musulmán, Umar, y una madre cristiana, Maud. Maud murió durante el parto y dejó a Umar solo con la tutela de su recién nacido. Pero fue Al Mualim, el mentor de los Asesinos en Tierra Santa quien se encargó de criar al joven Altaïr, ya que el famoso credo de los asesinos no permitía vínculos familiares entre sus miembros.

Assassin’s: Altaïr Ibn-La’Ahad. El Legendario

En agosto de 1176, los ejércitos sarracenos del Sultán de Siria y Egipto Salah Al’din atacaron Masyaf. El padre de Altaïr fue enviado a una misión especial. Su cometido no era otro que dejar una pluma en la tienda del sultán que representaba una amenaza directa. Umar cumplió su misión, pero en el camino se vio forzado a acabar con la vida de un general enemigo. Mientras, los sarracenos capturaron a un espía asesino, Ahmad Sofian, y amenazaron con matarlo si el asesino del general no se entregaba. Umar dio un paso al frente y tomó el puesto de Sofian. Umar fue puesto en una tarima para ser decapitado. Altaïr se enteró del asunto y decidió ir a la ejecución, en el camino fue detenido por Sofian, lo que hizo que no pudiera ver la muerte de su padre y, mucho, menos impedirla. Altaïr culpó al espía, pero aun así no sintió nada por la muerte de su padre. Desde ese mismo instante, Al Mualin se convirtió en una especie de padre para el joven Ibn-La’Ahad.

alta1

Días después, Sofian cayó enfermo de fiebre, sufriendo desvaríos que le hacían gritar el nombre de Umar. Cuando se recuperó de su enfermedad, visitó los aposentos de Altaïr, este estaba dormido y, al despertar, vio la cara sonriente de Sofian ante él. El espía pidió perdón y acto seguido se rajó el cuello. Altaïr corrió a buscar a Al Mualin, pero cuando ambos llegaron, Sofian ya estaba muerto. Se mantuvo en secreto la muerte del espía, incluso para su propio hijo Abbas. Se le contó que Sofian había abandonado Masyaf. Al Mualim decidió que Abbas y Altaïr iniciarían su entrenamiento como novicios, lo que crearía un vínculo entre ambos.

Altaïr tuvo muchos días pesadillas con Sofian cortándose el cuello. Poco a poco ambos empezaron a tomar confianza el uno con el otro, aunque si bien es cierto que, de primeras, casi no se aguantaban, no querían saber nada el uno del otro. Pero gracias al entrenamiento y a Al Mualim, ambos se hicieron amigos. Su amistad crecía a la vez que sus conocimientos. Al Mualin les enseñó el credo de los asesinos y cómo debía actuar un miembro de la Hermandad.

alta3

Un día Altaïr decidió que debía contarle la verdad de lo ocurrido a su amigo Abbas, este llevaba un tiempo distante recordando la desaparición de su padre, Altaïr pensaba que actuando así su amigo se recuperaría. Se equivocó. Abbas actuó de manera extraña ante tal noticia, solo silencio. A la mañana siguiente, siguió ese silencio y cuando iban a empezar un entrenamiento con espadas, Abbas pidió armas reales. Apuntando a Altaïr con la punta de la espada, Abbas dijo que su amigo era tan astuto como traidor. Altaïr intentó hacerle comprender a su amigo que lo que le había contado era para ayudarle a que se recuperara. Abbas solo insultaba al que él creía un traidor, diciéndole que no eran hermanos, ni siquiera amigos, incluso llegó a ponerlo contra la espada y la pared. Altaïr se dio cuenta de que su amigo intentaba asesinarlo, pero consiguió moverse hasta el centro del cuadrilátero. Muchos otros asesinos los miraban, entre ellos Al Mualim. Abbas atacó a Altaïr en repetidas ocasiones, este último solo le intentaba hacer comprender que se lo había contado para ayudarlo, pero Abbas no le creía. El hijo de Sofian atacó una vez más a Altaïr, llorando de rabia, ambos forcejearon con sus espadas y cayeron al suelo. Abbas agarró con furia a su amigo y lo amenazó con un cuchillo.

Al Mualin le ordenó a su discípulo que bajase el arma, pero el chico dijo que lo haría si Altaïr admitía que todo era mentira. Ante un nuevo intento del maestro, Abbas amenazó a todos los presentes con clavarle el cuchillo a su amigo si alguien intervenía. Altaïr dijo que había mentido, Abbas soltó el arma y lo llevaron llorando hasta las mazmorras. Altaïr no se salvó y también fue llevado a las mazmorras. Estuvieron encerrados un largo mes antes de continuar con su entrenamiento. Abbas fue castigado con un año de entrenamiento adicional, mientras que Altaïr, al no haber comprometido a la Hermandad, se salvó de dicho castigo. Abbas se convirtió en una persona amargada y patética.

Altaïr

Durante su juventud, Altaïr fue entrenado por Alep, quien le enseñó una habilidad llamada vista de águila, que permitía ver las intervenciones de la gente. Altaïr se preguntaba si esta nueva habilidad era una carga o un extra, por lo que decidió perfeccionarla en secreto.

Antes de llegar a la edad adulta, Altaïr había demostrado ser un gran combatiente y un pupilo excepcional. En algún momento de su vida se enamoró de una mujer llamada Adha quien, sin que él lo supiese, era la persona conocida como “El Cáliz”. Fue finalmente iniciado como asesino y se le amputó el dedo anular de su mano izquierda como símbolo de su compromiso a la orden, cosa que, además, le garantizaba el uso de una hoja oculta.

alta 4Año 1189. Cuando la tercera Cruzada estaba empezando en Tierra Santa, Altaïr fue enviado a una misión especial, al regresar encontró una aldea de Masyaf en llamas y atacada por caballeros templarios. Tras salvar a un asesino, se encontró con Abbas, que le informó de que alguien había provocado una brecha en el castillo, seguramente un traidor. Ahora la fortaleza estaba en manos de los templarios.

A partir de aquí, y si quieres seguir conociendo la historia de este personaje, deberías empezar el Assassin’s Creed de Ubisoft, primer juego de una larga saga.

About Joseneg77

El Miedo lleva a la Ira, la Ira lleva al Odio, el Odio lleva al Sufrimiento, el Sufrimiento al Lado Oscuro. Percibo mucho miedo en ti.

Deja un comentario