Míralo el mu cabrón, encima pide ayuda!

Paratrooper Falls Down: Salto al vacío sin paracaidas

Hoy vamos a revisar, a petición de sus creadores, Paratrooper Falls Down.

Míralo el mu cabrón, encima pide ayuda! Paratrooper Falls Down

Míralo, el mu cabrón, encima pide ayuda!

¿Para qué…? Paratrooper Falls Down

Vamos a ver… ¿cómo digo yo esto? No quiero herir sentimientos de nadie pero… mmm… el juego está bien… está bien como instrumento de tortura. La música, los gráficos, las inexistentes animaciones, la simplicidad del concepto… todo ello unido hace de Paratrooper Falls Down una experiencia atroz para tus sentidos.

El concepto es simple, eres un paracaidista y tienes que caer cogiendo monedas sin chocar con las paredes y los objetos. Además, hay una ¿lotería diaria…? ¿Qué me va a tocar? ¿La bonoloto? ¿Otro juego? ¿Una pistola para suicidarme? (síiii, por favor, por favor, por favor).

Seamos sinceros, Paratrooper Falls Down parece el primer tutorial que puedes encontrar para Unity, donde te enseñan a crear un sprite en un entorno 2D y a interactuar con el entorno. Es como si te bajases la plantilla estándar de ejemplos y sacases el juego.

Jugabilidad: 30%

Solo hay que tocar la pantalla para cambiar el sentido del desplazamiento del paracaídas, no tiene más fuste. No quiero decir que esto necesariamente sea malo, muchos juegos sencillos llegan a ser muy adictivos. Pero esto está ya más trillado que el ojete de tu madre. Hay objetos dispersos que cambian el modo de juego, haciéndonos invisibles, por ejemplo, o un imán que nos atrae las monedas. Os dejo un vídeo de lo intuitivo que puede llegar a ser el aprendizaje.

Gráficos: 10%

Los sprites están directamente sacados de Internet. De hecho, en el Google Play hay otros doscientos cincuenta mil juegos con los mismos sprites. Para muestra un botón (mismos sprites, mismo concepto).

Las animaciones prácticamente inexistentes, parecen sacadas de las primeras animaciones flash de principios de siglo. Si al menos estuvieran hechas en Paint… pero ni eso. Joer.. hasta la lápida de cuando mueres está sacada de las imágenes de Google.

que huevos! Rip.. pero de Ripear!

Qué huevos! Rip… pero de Ripear!

Sonido: 20%

La música repetitiva tipo Pou, consigue producir una gran cantidad de puces internas en tu tracto auditivo, y ni siquiera me dais la opción de desactivarla! Sois crueles!

Jugo: 20%

Vale, puedes picarte durante un ratillo, lo reconozco. Pero cualquier minijuego del Pou tiene más miga que esto. Los desarrolladores están haciendo un esfuerzo por promocionar el pique por Twitter, ofreciendo premios a los que mejor puntuación consigan. Pero amigos, eso es comprar a vuestra audiencia! ¿Es lícito? Sí, quizás… ¿Es ruin? También. Eso me gusta, pero no es sostenible para vuestra empresa.

Casi prefiero que mueras, perro sarnoso

Casi prefiero que mueras, perro sarnoso

Resumen final: 20%

Vale que hay que apoyar a los nuevos desarrolladores. Vale que hay que motivar a la gente que empieza, vale… os compro la idea. Pero por favor, si os arrojáis voluntariamente a los leones no pidáis que no os coman. Este es un blog de análisis de videojuegos, si nos pedís una review, sabéis a lo que os exponéis. Si os mintiéramos deliberadamente, diciendo que vuestro juego es una maravilla siendo en realidad una castaña, flaco favor os haríamos, y nos haríamos.

Aun así, hay que mirar el lado positivo de las cosas. Imaginad la cantidad ingente de videojuegos mierderos que hay en el Google Play. Habéis conseguido que una página de reviews coja vuestro producto y lo destaque de entre todos los demás. Ya sabéis lo que se dice, “que hablen, bien o mal, pero que hablen”. No os rindáis y seguid trabajando, a ver si nos sorprendéis con un pepino la próxima vez.

Si tenéis los cojones suficientes, podéis descargaros Paratrooper Falls Down, pinchando aquí.

Jugabilidad
Gráficos
Sonidos
Jugo
Promedio

¿Has probado este juego? ¡Puntúalo!

About DecMorgon

Llega un momento, ladrones, en el que el oro pierde su brillo; el salón del trono se convierte en prisión y lo único que queda es el amor de un padre... ¡A SU HIJA!

Deja un comentario