Punch Club

Punch Club: ¡eres un tomate, Rocky!

Punch Club – El club del puño: nada más leer el título ya intuyes que te vas a liar a hostias limpias con todo aquel personaje que no te llene el ojo. Sin pistolas, sin cuchillos ni rifles de francotirador, puño cerrado y “guantá” que te crió. Pues va  a ser que no. Además de pegar, tenemos muchas más opciones en este espectacular juego de estrategia.

Punch Club

Pero antes de entrar en detalle, me gustaría explicar brevemente la historia de sus desarrolladores que son los que nos hacen pasar horas delante de la pantallita.

Lazy Bear Games son un par de amigos de San Petersburgo que hace 2 años (y llamándose de otra forma) publicaron un vídeo de un juego llamado Video Hero Story, anterior a este ya habían creado otros juegos, uno estilo Clash of clans (Fairy Kingdom HD) y varios que no tuvieron demasiado éxito (Rabbit must die y Jungle Rush). Pero algo distinto debieron ver en Punch Club para que Tiny Build Games confiara en el lanzamiento de este.

Si bien es cierto que principios de año no es una buena fecha para las ventas, sí que lo es para evitar competir con lanzamientos de juegos con más nombre. Así pues, Punch Club ha atraído a más de 5.000 usuarios y se ha convertido en uno de los lanzamientos destacados de este 2016.

Y ahora sí nos vamos a meter de lleno en el análisis de este adictivo juego.

Punch Club es una mezcla de estrategia y gestión cuyo objetivo final es la venganza

Somos el hijo de un luchador que muere a manos del tío al que debemos cargarnos para cumplir nuestra venganza. Nuestro padre en algún momento anterior a su muerte (pa’ mí que ya sabía que se lo iban a cargar) nos dijo que seríamos mejor luchador que él y para introducirnos en las artes de la lucha nos dejó en manos de su mejor amigo (aquí se confirma la reflexión anterior).

Comenzamos en nuestra casa con la llamada de este amigo y nos dice que tenemos que encontrar un trabajo (trabaja tú, no te jode); nos explica que nuestro padre le dejó al cargo de nuestro entrenamiento como luchador y que hará lo posible por no fallar a papá.

A nuestra casa no le falta detalle, pero debemos tener muy en cuenta las variables con las que contamos en la parte superior de la pantalla. De nuestro entrenamiento diario va a depender que las barras de rapidez, aguante y fuerza se mantengan bien cargadas, lo que nos dará más calidad a la hora de luchar.

2

Es “very important” mantenernos en buen estado. Tenemos opción de entrenarnos en el “gym”, la mejor opción para mantener dichas barras cargadas, pero nos cuesta pasta. Si eres ahorrador (llama a Matías Prats), siempre puedes montarte el gimnasio en casa pero repetir el mismo ejercicio a diario pierde eficacia, al igual que si entrenamos con la barra de aguante baja.

3

Tenemos que comer, beber, dormir… y algunas de estas cosas cuestan dinero como en la vida real, vaya. Para conseguir dinero, podemos buscar trabajo (pagan una mierda) o pelear en el gimnasio (ganas más pero te pueden tirar los dientes al suelo), así que ándate con ojo porque estas peleas te pueden costar  más salud de lo que pensabas.

Al principio somos una especie de boxeador poco técnico, sabemos cubrirnos y pegar puñetazos. Pero según vayamos avanzando iremos consiguiendo puntos que podemos cambiar, entre otras cosas, por aprender nuevos movimientos. También podemos ser más rápidos, realizar contraataques (tan buenos o mejores como los del Real Madrid) esquivar mejor o aprender nuevos estilos de lucha.

4

Una opción importante es la que impide a la barra de energía, habilidad o fuerza bajar de cierto punto, así pues podemos centrar atención en otros puntos del juego. En medio de una ronda no podremos influir sobre la pelea, con lo cual debes estar atento a la estrategia que vamos a seguir en la pantalla anterior a la pelea. Al finalizar cada ronda, sí podremos cambiar la estrategia según vayamos viendo como nos va el combate. También vemos las características de nuestro rival, algo que nos puede llevar a ir de sobrados con algún luchador peor que nosotros y acabe ganándonos o todo lo contrario.

Como ya escribí al principio, no es todo luchar. También vamos a poder mantener relaciones sentimentales con chicas, hacernos amiguitos de otros luchadores o explorar nuevas ramificaciones en nuestra partida según vayamos completando las misiones que nos dan algunos personajes del juego.

Jugabilidad: 90%

Lo dicho. Muy intuitivo y agradable de jugar.

Gráficos: 90%

Geniales. Animaciones muy curradas y variadas. Los elementos en pantalla muy intuitivos.

Sonido: 60%

Al igual que los gráficos, los sonidos y la música tiran de los años 80-90. No llegan a molestar pero a mi parecer un poco cansinas.

Jugo: 100%

Procurad adquirir el juego en época fuera de exámenes porque te engancha de tal forma que te será difícil estar pendiente de otras cosas.

Resumen final: 85%

Punch Club es uno de esos juegos tan adictivos que, cuando sales a la calle, miras a la gente con los ojos de nuestro personaje y vas pensando “¿me has mirao? Que te meto un gancho así, de abajo a arriba, que te dejo seco”.

Disponible en steam por 9,99 €. Android e iOS.

Jugabilidad
Gráficos
Sonidos
Jugo
Promedio

2.75/5 (1)

¿Has probado este juego? ¡Puntúalo!

About JaleX

2 thoughts on “Punch Club: ¡eres un tomate, Rocky!

Deja un comentario