Realidad Virtual

Realidad Virtual: un nuevo comienzo

Ya está aquíiii. ¡ Realidad Virtual, sí señor, el sueño de mi niñez!

Corrían tiempos en los que la consola más potente que podíamos disfrutar era una Nintendo o una Megadrive, con unos estupendos juegos para la época pero con un limitado hardware que no permitía desarrollar más allá de unos gráficos bastante pixelados y la inclusión de algunas melodías tipo MIDI.

Fue por aquella época cuando por primera vez oí hablar de la realidad virtual. ¿Realidad Virtual? ¡Qué bien sonaba!

El punto álgido de la cuestión coincidió con el estreno de cierto film en la misma época: El cortador de césped. Toda una sociedad gamer alucinada y conmocionada con lo que era capaz de realizar esta supuesta realidad virtual. ¿Podríamos volar? ¿Interactuar directamente con nuestros cuerpos? ¿Hacernos más listos? En conclusión, podríamos hacer lo que quisiéramos en un mundo diseñado para el placer. ¿Quién no iba a querer un aparato de esos? ¿Quién, quién? Pues todo el mundo, y lo queríamos ya, costase lo que costase todos queríamos ser como el protagonista de El cortador de cesped.

el-cortador-de-cesped-02

Antes de anunciar seguros, a Pierce Brosnan también le hacía tilín la realidad virtual. El de al lado obviamente soy yo.

Pero nos topamos con la cruda realidad, pues al fin al cabo sólo estábamos hablando de una película y no había mucho más que decir más allá de este hecho. Recuerdo como especulábamos con que el año 2000 sería la época idónea en la que disfrutaríamos de todas las bondades de esta fascinante tecnología.

Hemos tenido que esperar un poquito más, pero según iniciaba el texto sí, por fin han llegado; y yo, lejos de haber perdido con el tiempo la ilusión, tengo unas ganas enormes de comprobar si todo lo que se prometía es factible o, al final, estamos ante otra moda pasajera como las 3D.

Tres son las compañías que han lanzado sus propuestas virtuales, cada una con una estrategia diferente e intención de triunfar en un nuevo mercado que podría ser enormemente lucrativo para aquella que pueda hacerse con el mayor pedazo del pastel o que finalmente consiga desbancar a sus competidoras.

Los aspirantes al trono de la Realidad Virtual

Los tres fieros contendientes son Playstation VR de Sony, para su Playstation 4: su principal baza es el precio y el apoyo de las first parties por parte de Sony, sin embargo es la menos potente. Oculus Rift fabricada por la compañía independiente Oculus VR adquirida por Facebook y en colaboración con la todopoderosa Microsoft, cuya principal baza es su mayor potencia con respecto a la anterior y la capacidad de extenderse por distintas plataformas como Windows, OS X y Linux, aunque su precio muy superior es una desventaja. Y, finalmente, HTC Vive de la compañía Valve, puro músculo gráfico convirtiéndose en la más potente de las tres y también la más cara.

Veamos de manera más detallada cuales son las actitudes personales de cada uno de los participantes, en este particular juego de tronos.

Antes conocida como Proyect Morpheus,  y un peso de 610 gramos, Playstation VR saltara al ring el primer semestre de 2016.

Su pantalla de 5,7 pulgadas cuenta con una resolución Full HD (1920×1080), una tasa de refresco que oscila entre los 90 y los 120 Hz y un ángulo de visión de 100 grados. Pensada para ser utilizada desde el sillón, no incorpora la capacidad de rastrear nuestro movimiento. Saldrá a un precio de 399 €, al que habrá que sumarle la PlayStation 4, la cámara y los mandos. Si no cuentas con nada de lo anterior, échale unos 800 € para poder virtualizarte.

Con un diseño en sus acabados algo superior y un peso semipluma de 470 gramos, ya podemos disponer de Oculus Rift. Su resolución 2K (2160×1200), una tasa de refresco cercana a los 90 Hz y un ángulo de visión de 110 grados permiten ofrecer una mejor experiencia que su anterior competidora.

Oculus Rift está pensada para utilizarse de pie, por lo que sí que cuenta con la posibilidad de rastrear nuestro movimiento en un área de 1,5 x 3,3 metros.

Saldrá a un precio nada desdeñable de 699 €, al que habrá que sumarle un PC adecuado que cuente al menos con una NVIDIA GTX 970 o similar, un procesador Intel i5-4590, 8 GB de RAM, un puerto HDMI y dos puertos USB 3.0. En este caso, calcula un total aproximado de unos 1400 €.

Nuestro último contendiente HTC Vive cuenta con el mejor diseño de todos, con un peso medio de 555 gramos y una resolución y ángulo de visión similar a la de Oculus Rift, marcando verdaderamente la diferencia en el área de movimiento permitida, que es de unos 5 m2.

HTC Vive supera también a sus rivales en lo que a precio se refiere, ya se encuentra disponible y si, la quieres, tendrás que desembolsar la cantidad de 899 €, más la suma de un PC similar al que necesitábamos para Oculus, que pueda mover a esta bestia, así que échale cálculos.

Las tres compañías prometen una inmersión total “sin mareos”, con un sistema de sonido espectacular –sobretodo en Oculus y HTC que poseen un sonido envolvente 3d– y diversos contenidos, juegos, películas, experiencias como viajes a parajes inhóspitos, saltos en paracaídas o poder sumergirnos en la inmensidad del mar. Depende de ti elegir la que más te convenga, si buscas algo barato pero aceptable que aproveche los juegos de tu Play 4, está claro que te decantarás por PlayStation VR; si buscas algo superior en tu PC, Oculus Rift puede ser una gran elección. Sin embargo, si buscas la excelencia y posees un enorme salón,  HTC Vive podría ser tu mejor opción.

Estamos ante el principio de esta nueva tecnología aún en pañales, todavia hay mucho que hacer y, sin duda, se perderán distintas batallas por parte de cada una de las compañías. Habrá sangre y alguna muerte, pero esta va a ser una guerra de largo recorrido en la que, igual que pasó con el VHS o el Blue-Ray, al final solo podrá quedar una y esta, independientemente de su potencia y precio final, será la que mejor sepa conectar con el usuario, sobre todo por facilidad de uso y acceso a contenidos interesantes.

Los contendientes han sido presentados y la pugna por la corona del mundo virtual acaba de comenzar, sírvanse una copa y disfruten del espectáculo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

About Neotron

Deja un comentario