Bloodborne

Bloodborne. El infierno está en Yharnam 4.54/5 (7)

Pues sí, amigos, he decidido, bajo mi propia responsabilidad, adentrarme en Yharnam, el maldito mundo pesadillesco de From Software y su juego Bloodborne. Y os preguntareis: “¿Por qué haces eso, estúpido de los cojones?”. Pues, ni más ni menos, que para retarme a mí mismo a acabar con este juego de dificultad elevada, y porque si lo paso, sabré si de verdad soy un jugador con dos huevos.

123

Bloodborne – El cazador cazado.

En Bloodborne nos adentramos en la ciudad de Yharnam, un lugar poseído por las bestias y bajo una maldición, nosotros seremos un cazador que deberá recorrer las calles de dicha ciudad e ir cazando a las presas de cada zona. Pero no es todo tan fácil como aquí os cuento, esto no es andar, matar y llegar a un jefe final, no amigos, esto es morir y morir y morir otra vez, así hasta que estampemos el mando contra la pared o consigamos pasar a duras penas entre nuestro enemigos. La dificultad es digna de su heredero Dark Souls, así que mi primer consejo es el siguiente: cómprate unas buenas fundas para proteger tus mandos.

1234

Ese toro enamorado de la luna…

Cada una de las zonas antes mencionadas tienen secretos bien guardados, enemigos que soplan hostias como auténticos enfermos y muchas calles por explorar, lo cual se convertirá en algo importante, porque si no lo hacemos, nos perderemos y cada vez que nos maten tendremos que empezar desde la última lámpara de guardado… Y vosotros diréis: “Bueno, pues empezamos desde la última lámpara, ¿y que?”. Pues que lo más normal es que esa lamparita de los huevos esté al principio de la pantalla y, entonces, tendrás que volver a pasar por las mismas zonas que antes, pero lo peor no es eso, lo peor es que todos esos enemigos a los que conseguiste matar a duras penas para llegar al monstruo final, habrán vuelto, sí, estarán allí, y te volverán a fustigar con todo lo que tengan. Por supuesto, si hemos conseguido explorar bien, siempre encontraremos atajos que nos llevarán al jefe final de cada nivel directamente, un jefe que nos matará una y otra vez, así que este atajo nos vendrá como picha al culo.

De la historia no voy a contar nada, porque lo mejor es ir descubriéndola poco a poco, de manera que vayamos queriendo seguir jugando más, a pesar del sufrimiento que eso conlleva. Y es que este juego es adictivo por dos cosas. Lo primero, el placer que sientes al acabar un nivel o al matar a un enemigo, te cuesta tanto que es algo indescriptible. Y lo segundo, la puta adrenalina que sientes al ver como un cerdo cabrón levanta su arma para darte tu galleta correspondiente sabiendo que o la esquivas o vas pa’lante como los de Alicante.

hqdefault

Joder qué miedo da ese bicho, MAMAAAAAAAAA….

Jugabilidad: 95%

Con unos controles muy intuitivos, tu personaje no es difícil de manejar, enseguida aprenderás a esquivar, los combos, el combate en sí. Conocerás a tu enemigo a base de muertes, pero poco a poco y subiendo niveles, tú serás más poderoso y ellos no, lo cual te dará cierta ventaja a la hora de avanzar, aunque te seguirán dando candela de la buena, eso no lo dudes. Prepara tus seis sentidos (incluido tu cosmos de caballero del zodiaco), que los vas a necesitar.

Gráficos: 98%

Aquí encontramos uno de sus puntos fuertes, tremendos gráficos, con una atmósfera tenebrosa que hace que tus gayumbos se vuelvan marrones por momentos. Y si tienes la oportunidad de estar tranquilo en alguna zona limpia de enemigos, admira las vistas desde la altura, que lo vas a flipar.

Sonido: 80%

Buen sonido, aunque a mi parecer le falta una buena música, o mejor dicho una mejor. Como el juego es como es, la musiquilla es tétrica de cojones, normal. En cuanto a los enemigos, golpes y efectos están bastante bien cuidados. Y, además, está doblado al castellano, que eso a la gente le gusta. Lo más probable es que en versión original de bastante más jiñe.

Bloodborne

Semana Santa en Yharnam

Jugo: 94%

No te vas a aburrir porque los escenarios a pesar de no ser muy grandes son laberínticos y deberás buscar zonas con atajos, investigar cada lugar, porque puedes encontrar objetos que te ayuden en tu agonía. Además, como vas a morir más veces que Krilin en Dragon Ball, vas a repetir y tripitir pantallas y enemigos una y otra vez. Otra cosa que lo hace cojonudo son sus niveles secretos, varias zonas que descubrirás si sigues unas pautas en el juego, como encontrar un objeto en especial o hablar con alguien importante. Para alargarle la vida, también hay unas mazmorras opcionales que podrás hacer o no, eso va en gustos, pero que están bastante entretenidas.

Resumen final: 92%

Bloodborne es un gran juego, digno heredero de su hermano mayor Dark Souls, con una historia compleja que irás destripando poco a poco cuando avances, si eres capaz de avanzar, que no es fácil. Enemigos finales dignos de “La Llamada de Chtulu” que dan asco y miedo a partes iguales. A Bloodborne o lo odias o lo amas, no existe término medio. Pero yo os digo que si eres capaz de avanzar del primer nivel y empiezas a explorar de verdad, se convierte en adictivo de cojones, tanto que arderás en deseos de salir del trabajo para meterte tu dosis por vena. Bajo mi punto de vista, por estética, por historia, por dificultad, y por lo que a mí me salga del pene es uno de los grandes juegos de PS4. Y ya que estoy, DESDE AQUÍ RETO A TODO EL MUNDO A ACABARLO, POR LO MENOS LA HISTORIA PRINCIPAL, eso si tenéis los huevos de hacerlo.

Próximamente, haré una guía sobre cómo acabar con los jefes finales, que tiene cojones lo difíciles que son.

Jugabilidad
Gráficos
Sonidos
Jugo
Promedio

¿Has probado este juego? ¡Puntúalo!

About Joseneg77

El Miedo lleva a la Ira, la Ira lleva al Odio, el Odio lleva al Sufrimiento, el Sufrimiento al Lado Oscuro. Percibo mucho miedo en ti.

2 thoughts on “Bloodborne. El infierno está en Yharnam

Deja un comentario